Este templo, uno de los mayores exponentes de la arquitectura neoclásica en las Islas Canarias, se trata de la primera sede jacobea fuera del territorio peninsular. Erguida desde la época de La Conquista de Canarias en la primera capital de la isla, es en 1778 cuando se procede a la construcción del edificio actual que ocupa.

Desde la época Prehispánica (1482), el solar donde se levanta la Iglesia pertenecía al palacio de los Guanartemes donde se situó la capital del Guanartemato, Agáldar. La iglesia primitiva sustituyó sobre 1496 el nombrado palacio y el origen de la advocación del templo al apóstol Santiago está influenciado por el conquistador gallego Alonso Fernández de Lugo (El Adelantado) cuyos restos reposan en la Catedral de San Cristóbal de la Laguna y que como buen gallego, enmendaba todas sus empresas al Patrón de “las Españas”. En 1778 los arquitectos y hermanos Antonio y Diego Nicolás Eduardo proyectan el actual edificio que contó, en su mayor parte, con financiación popular. Su principal promotor fue el Capitán don Esteban Ruíz de Quesada, que ofreció gran parte de su patrimonio y fortuna para la construcción de la nombrada Iglesia. Los vecinos de Gáldar intervinieron directamente en la realización del edificio, ya fuera con ayuda económica o con su esfuerzo personal trabajando en la obra.

Aunque es de estilo neoclásico, pueden advertirse algunas líneas barrocas en su fachada. Tiene un frontón de arco rebajado entre dos torres gemelas de 35 metros de altura y la fachada está realizada con material de canto proveniente de la Cantería en piedra dorada de Gáldar, que no se había utilizado en la arquitectura religiosa de las islas hasta este momento. De planta rectangular está constituido por tres naves: la central, de mayor altura, y cada una de ellas están cubiertas por bóvedas de medio cañón y por pilares poligonales. Cuenta con 6 capillas a cada lado y otras dos capillas más colaterales, además de la capilla mayor. El coro lo preside
uno de los órganos históricos más importantes de Canarias, construido en 1912 por la casa alemana Walcker, de gran calidad patrimonial y sonora. Con un diámetro de aproximadamente 3 metros, su famoso reloj francés constituye un elemento indispensable colocado en la torre derecha del Templo Jacobeo.

Junto a Santiago de Compostela, la ciudad de Gáldar también celebra el Año Santo Jacobeo siempre y cuando el día 25 de julio caiga en domingo. En el año 1992, el Papa Juan Pablo II, declara al Templo de Santiago de los Caballeros de Gáldar, Templo Jacobeo “In Perpetuum”, por el Rescripto de la Sagrada Penitencia Apostólica dada en Roma.

Templo Matriz de Santiago de los Caballeros