Para obtener la indulgencia plenaria es necesario visitar en cualquier día del Año Santo alguno de los tres templos que cuentan con la concesión de las gracias jubilares, como el Templo Matriz de Santiago de los Caballeros de Gáldar. En él se deberá rezar con devoción verdadera alguna oración -la Iglesia recomienda el Credo y el Padrenuestro-, pedir por las intenciones del papa y, de ser posible, asistir a misa. También es necesario recibir los sacramentos de la penitencia: confesión y la comunión como demostración de un renovado compromiso con Jesús, pero estas exigencias pueden cumplirse quince días antes o después de la visita al templo.

Una vez realizado todo lo anterior, la concesión es automática: la Iglesia señala que todo peregrino puede obtener por sí mismo la gracia del jubileo -la indulgencia plenaria- si se cumplen con sinceridad estas condiciones. También permite aplicarlas a los difuntos.

Por tanto:

  • No es condición obligatoria -pero sí se valora- llegar caminando hasta el Templo Matriz, sino simplemente visitar el templo cualquier día del año santo. Para aquellos peregrinos que lo deseen, la Iglesia expide y sella un certificado que acredita la visita al templo.
  • Sí se exige rezar una oración (mejor un padrenuestro o un credo) por las intenciones del Sumo Pontífice romano.
  • Es necesario confesarse y comulgar, ya sea el mismo día que se entra en el templo o en los quince días anteriores o posteriores, en cualquier otro lugar.
  • La indulgencia plenaria puede alcanzarse una vez al día y puede aplicarse por uno mismo o por los fieles difuntos.

En la concesión papal a este Templo galdense, se conceden tres tipos de indulgencias:

  • La de la visita ordinaria durante todo el año jubilar.
  • Cada vez que por devoción se organicen peregrinaciones de fieles a la parroquia.
  • La extraordinaria que se gana tanto el día de la apertura de la Puerta Santa cada 1 de enero del Año Jubilar y el día de la clausura con el cierre de dicha Puerta Santa que se hará el último día del Año Jubilar 31 de diciembre.

El horario de apertura del Templo de Santiago en Año Santo es de 9 a 20 horas todos los días.

Todos los sábados del año se celebrará una Misa de Peregrinos a las 12 horas.