Una experiencia universal

En el siglo XV las navegaciones aportan nuevas maneras de entender el mundo y su descubrimiento permite conocer ritos diferenciales, tales como la tradición jacobea, que supera los caminos medievales europeos y emprenden una visión atlántica. La devoción por Santiago Apóstol llega a Canarias para más tarde realizar su desembarco en América, donde muchos lugares llevan el nombre del apóstol.

Como expone el cronista oficial de Gáldar, Juan Sebastián López García, “Agáldar, al pie del volcán de su nombre, fue la primera capital de Gran Canaria desde la unificación de la isla en un solo Guanartemato (reino) por Andamana y Gumidafe. En esta ciudad de los guanartemes y de las guayarminas durante el proceso de la conquista (1478-1483) se bendijo una construcción existente y se convirtió en primigenia iglesia dedicada al apóstol Santiago, tal como relatan con claridad las crónicas de la conquista. Este templo se vincula a la presencia de fray Juan de Frías, obispo de Rubicón (entonces diócesis del archipiélago). Concluida la conquista de la totalidad de Canarias (1496), a lo largo de los siglos el apóstol contó por lo menos con una ermita o imagen en cada isla (excepto La Graciosa, poblada desde hace poco más de un siglo).”

Siendo un producto de la mentalidad medieval, la cultura contemporánea revaloriza la peregrinación jacobea, que vive en los últimos años una nueva edad de oro. Como respuesta a esta demanda, las administraciones públicas desarrollan planes de gestión y promoción -con el apoyo generoso y voluntario de las asociaciones de amigos del camino de Santiago, repartidas por todo el mundo-, generando una infraestructura favorable a este resurgir de la peregrinación tradicional. Este ejemplo debe ser tomado en cuenta para la gestión de la ruta jacobea insular de Santiago de Gáldar.

El templo de Santiago de los Caballeros de Gáldar es uno de los de mayor monumentalidad de Canarias, con sus tres amplias naves y quince capillas, donde se conserva parte del legado cultural relacionado con el apóstol. En cuanto al patrimonio inmaterial, el programa de las Fiestas Mayores es síntesis de cinco siglos de este vínculo ininterrumpido y acrecentado, uno de cuyos actos tradicionales es “el volcán de Santiago”. El año santo jacobeo se celebra desde 1965.

Santiago está presente en el tiempo y el espacio de Gáldar desde hace más de medio milenio y la ciudad manifiesta esta inequívoca vocación jacobea teniendo dos municipios hermanos con los que comparte esta condición: Santiago de los Caballeros de Guatemala (Antigua) y Santiago de Baney, en Guinea Ecuatorial. Europa, África y América. Gáldar y Canarias como puente jacobeo en el Atlántico.

Hoy en día el Camino cruza Gran Canaria de sur a norte, entre dos mares: de las dunas de Maspalomas a los acantilados, cola de dragón, en el norte de la isla. Para recorrer este Camino de Santiago se parte desde la orilla del mar en Maspalomas y se va adentrando en la isla. El Camino pasa por San Bartolomé de Tirajana hasta las cumbres de Tejeda y las Montañas Sagradas de Gran Canaria, paisaje cultural declarado Patrimonio Mundial de la Unesco. Desde ahí empieza a descender hasta llegar al trono de Santiago Apóstol en la Iglesia de Gáldar. Un camino entre volcanes.

Medio siglo de bula papal en el Templo de Santiago de los Caballeros de Gáldar

Gáldar ha estado desde sus inicios vinculada a la tradición Jacobea, celebrándose la primera misa en el año 1481, antes de la finalización de la conquista de la isla, estableciéndose el primer templo de Santiago en una casa canaria en la antigua Agáldar. En 1965, por Bula Papal de Pablo VI, se celebra por primera vez el Año Santo Jacobeo con los mismos privilegios del año Jubilar gallego y compostelano, en reconocimiento a la primera sede jacobea fuera del territorio continental, puente de la devoción al apóstol entre Europa, África y América.

Su Santidad el Papa Pablo VI, en documento de fecha 20 de noviembre de 1975, en su Sección de Indulgencias y firmado por el cardenal Giuseppe Paupini, penitenciario mayor, envió al párroco del Santuario del Apóstol Santiago de Gáldar, por medio del Obispado de la diócesis de Canarias, concede su Bendición Papal e Indulgencias Plenarias a cuantos visiten dicho templo matriz de Santiago Apóstol en la ciudad de Gáldar, Diócesis de Canarias, durante el Año Jubilar o Año
Jacobeo del año 1976.

En el año 1971 y el año 1977, lo concedió el Papa Pablo VI.

El Papa Juan Pablo II, en el rescripto de 24 de junio de 1992, a partir del Año Santo Jacobeo de 1993, lo concedió ya para siempre “in perpetuum”, conmemorándose dicho hecho en el Templo Matriz con la colocación de una placa con la siguiente inscripción, convirtiéndose así en el Primer Templo Jacobeo de las Islas Canarias por la Bula Papal del rescripto de la Sagrada Penitencia Apostólica:

S.S. EL PAPA JUAN PABLO II CONCEDIÓ LA GRACIA DEL AÑO SANTO JACOBEO AL TEMPLO DE SANTIAGO EN LA REAL CIUDAD DE GÁLDAR ‘IN PERPETUUM’ POR PRESCRIPTO DE LA SAGRADA PENITENCIARÍA APOSTÓLICA DADO EN ROMA EL 24 DE JUNIO DE 1992 PROTOCOLO 70/92/I

En la concesión papal a este Templo galdense, se conceden tres tipos de indulgencias:

· La de la visita ordinaria durante todo el año jubilar.
· La correspondiente a la del día del Santo Señor Santiago a ganar el 25 de julio.
· La extraordinaria que se gana tanto el día de la apertura de la Puerta Santa cada 1 de enero del Año Jubilar y el día de la clausura con el cierre de dicha Puerta Santa que se hará el último día del Año Jubilar 31 de diciembre.

Imagen de Santiago de los Caballeros

La primera imagen de Santiago Apóstol data de la época de la conquista cuando los castellanos trajeron la figura desde la Península. Esta primera figura, que vestía de peregrino, con cayado y concha, fue sustituida siglos más tarde por la nueva imagen del Santo, a caballo y con la figura de los moros en la peana, que data de 1629.

Tanto la primera como la segunda imagen tuvieron su lugar sobre el Altar Mayor, elaborado en piedra y que data de principios del siglo XVI. Sin embargo, con la construcción del nuevo templo, construido en el siglo XVIII sobre los restos del que fuera Palacio de los Guanartemes, la imagen fue colocada en el altar principal de la nave de la Epístola, donde se encuentra en la actualidad.

La actual imagen de Santiago apóstol, titular por el cual está consagrado en Templo, representa al apóstol Santiago Matamoros. En la capilla-camarín se encuentra la imagen ecuestre de Santiago de los Caballeros, de escuela sevillana y que data del siglo XVII. Sin duda alguna, la imagen de Santiago de los Caballeros de Gáldar transmite un gran apogeo devocional y religioso para muchas personas que a lo largo del año llegan a su templo jacobeo. Ya en el siglo XX, y hace apenas unos años, el conjunto de imaginería de Santiago fue desprovisto de forma definitiva de las figuras de los moros que yacían bajo los pies del caballo blanco del Santo.

El hecho es que Santiago de los Caballeros de Gáldar fue la primera advocación jacobea fuera de la península ibérica. En el registro documental del “Registro de Protocolos de Sevilla de 1506” ya se habla de la Villa de Santiago de Agáldar.

En el año 1808, dio lugar la bajada de la imagen del Apóstol Santiago a la Catedral de Canarias para encontrarse con la Virgen del Pino (Patrona de la Diócesis de Canarias), cuyo fin era implorar el auxilio divino con motivo de la guerra contra los franceses.