En la plaza de Tunte se inicia nuestra segunda etapa. Dejando a nuestra espalda la puerta principal de la iglesia, se toma la izquierda para volver sobre los pasos que nos condujeron al pueblo. Tras ascender por las empedradas calles, atrás se deja una pronunciada curva hacia la izquierda y otra a la derecha. Tras sortear este duro zig-zag, se continúa la subida sin desviarnos. Se puede contemplar, arriba, la entrada del cementerio local. Al llegar a su puerta, iremos hacia la derecha y se llega a una intersección en la que cruzaremos por el paso de peatones para, seguidamente, girar hacia la izquierda y no desviarnos hasta encontrar la señal de madera del Camino de Santiago que nos conducirá hasta la Degollada de Cruz Grande. No se abandona este sendero ascendente hasta llegar a una carretera asfaltada. Hay que tener cuidado al cruzar esa carretera, pues atrás hay una curva sin visibilidad.

Después de cruzar la carretera, se camina hacia la derecha y, a los pocos metros, encontramos, a nuestra izquierda, la continuación del camino que conduce a la cumbre tras pasar al lado de una vivienda privada. Desde aquí, el sendero asciende hasta uno de los puntos más indescriptiblemente grandiosos de la ruta: el Paso de La Plata.

Después de sortear las rampas de este importante paso, se llega a los Llanos de Pargana. El paso del tiempo y su uso continuado por comerciantes y ganaderos definen en la roca un sendero en forma de roca gastada, perceptible incluso de noche con algo de luz o si en el cielo luce la luna llena.

Los pinos y los pastizales, que nos acompañan, han dejado su impronta en los topónimos de la zona, bastante llana si exceptuamos el ascenso desde la Degollada de la Cruz Grande.

En la Degollada de los Hornos, el camino se cruza con otro que, a la derecha, desemboca en los picos del Campanario y de Las Nieves (1949 m), cumbres de la Isla. Nuestros pasos se encaminarán, sin embargo, al frente, en ligera bajada, en dirección a los llanos del Garañón.

Terminada esta parte del sendero, un cartel de madera señala el “Camino de Santiago”.

Tras un camino ancho formado por las huellas de vehículos en la tierra junto a la Zona de Acampada Reducida de los Llanos de Bailico, el sendero permite evitar la carretera.

Finalizado el sendero, se cruza la carretera en dirección a los Llanos de Garañón, en cuyo campamento hay una fuente con agua potable.

El camino que parte desde El Garañón es sencillo y conduce a la Cruz de Tejeda, cruce de vías de toda la Isla y lugar de paso obligado para el viajero. A la derecha, se camina sobre pista de tierra y cemento hasta encontrar una señal de madera que indica la dirección de la Cruz de Tejeda. Nos guiaremos por las marcas amarilla y blanca que nos conducirán, a través de un pinar en leve ascenso hacia una encrucijada marcada con señales de madera. De frente, se abren dos senderos descendentes. El de la derecha, marcado con una “X” en amarillo y blanco, no lleva a ninguna parte por lo que se ha de proseguir por el sendero de la izquierda (al cabo de unos metros, pintada en una piedra, se halla la marca de sendero correcto: dos barras paralelas). Este sendero continúa sobre un lecho de pinocha hasta un camino empedrado que llega a una cornisa desde donde se puede contemplar la Caldera de Tejeda. La caldera, surcada por abruptos barrancos, está coronada por dos de los símbolos geológicos de la Isla: el Roque Nublo y el Roque Bentayga.

El origen del Roque Nublo está en los paroximos volcánicos que destruyeron montañas enteras en el centro de la Isla. Las avalanchas de barro, bloque y lava arrastraron y acumularon fragmentos de roca y vegetación a su paso. El Nublo es el resto erosionado de una de aquellas gigantescas planchas. Esta “pasta volcánica” cubre, como un manto de aspecto y color singulares, el 30% de Gran Canaria.

A partir de ahora, se inicia el descenso hacia la Montaña del Andén del Toro. En este tramo, un camino de tierra blanca que conduce al lado de una tubería de metal, hemos de tener cuidado para no resbalar. Al final del descenso, se llega a un cruce, a cuya derecha está la carretera GC-150 y, a la izquierda, el camino que llega hasta La Degollada de La Cumbre. Tras 15 metros de marcha se toma el sendero a la derecha, que transcurre sobre tierra roja.

Este sendero desciende hasta la Degollada de Becerra, mirador de la Cuenca de Tejeda, que cuenta con un centro de interpretación de la biosfera y vulcanología de Gran Canaria. De ahí parte el camino empedrado en la margen izquierda de la carretera que conduce hasta la Degollada de Los Molinos. Tras un trecho sobre asfalto, se recupera el sendero y se rodea el margen derecho de la Montaña de La Huerta. Sobre la cornisa que conduce hasta el Morro de la Armonía, o Montaña de la Almagria, se bordea la vertiente occidental y, por un sendero, se desemboca en la Cruz de Tejeda.

En la Cruz de Tejeda está ubicado el Parador Nacional, además de restaurantes y puestos de venta ambulante. Es un lugar ideal para descansar. El pueblo de Tejeda se halla unos kilómetros más abajo. Si las fuerzas nos acompañan, hay que retroceder y, al llegar a la primera bifurcación del camino por el que hemos llegado hasta aquí, se desciende hacia la derecha por un sendero que, después de cruzar la carretera varias veces, llega hasta el pueblo de Tejeda, localidad muy cuidada y conservada donde merece la pena pernoctar. Disfrutar de este pintoresco lugar de la Isla no tiene precio. Otra opción para llegar al pueblo son los servicios de transporte (taxis y guaguas) que hay en el lugar.

 

VALORES DE LA SEGUNDA ETAPA

Iglesia de San Bartolomé

Iglesia de San Bartolomé

La iglesia data de los últimos años del siglo XIX, y está formada por tres cuerpos verticales, que reflejan las tres naves interiores. El cuerpo central, terminado en un campanario en forma de espadaña, es más alto y ancho que los laterales. Sus puertas, ventanales y huecos de campañas guardan una relación armónica. Las puertas están coronadas por arcos curvilíneos al igual que la parte superior de las naves laterales. En su interior se encuentran las imágenes de Santiago "el chico", trasladado desde su antigua ermita en el pinar a mediados del siglo XIX y Santiago "el mayor".

Caldera de Tirajana

Caldera de Tirajana

Situada en la zona centro de Gran Canaria con orientación Sureste. Es una amplia caldera donde se ubican los pueblos de Santa Lucía y San Bartolomé de Tirajana. Este lugar es considerado un espacio de gran singularidad paisajística puesto que combina el escarpado relieve del territorio, el conjunto arquitectónico, la riqueza vegetal y el paisaje agrí­cola. Se puede disfrutar del senderismo, escalada, ciclismo y otros deportes.

Reserva de la Biosfera de Gran Canaria

Reserva de la Biosfera de Gran Canaria

El adentrarnos en el centro de la isla lo haremos a través de espacios naturales protegidos includios en la Reserva de la Biosfera de Gran Canaria, que ocupa el 46% de la superficie insular. Se organiza en torno a una zona núcleo compuesta por la Reserva Natural Integral de Inagua y la Reserva Natural Especial de Güigüi. La zona tampón está compuesta por el Parque Rural del Nublo, Parque Natural de Tamadaba, Parque Natural de Pilancones y una pequeña franja de 500 metros en torno al núcleo terrestre de Güigüi. Finalmente, los municipios de San Bartolomé de Tirajana, Mogán, Artenara, San Mateo, Valle de la Aldea de San Nicolás, y parte del municipio de Agaete, constituyen la zona de transición.

Paso de la Plata

Paso de la Plata

Como una sinuosa serpiente, esta asombrosa obra de ingeniería de los caminos de herradura de Gran Canaria se adaptó al risco vertical del Paso de la Plata de forma casi natural, facilitando en el pasado el tránsito de comerciantes, ganados y pastores, arrieros, bestias de carga, artesanos, vecinos y peregrinos; y, actualmente, de turistas, montañeros y senderistas. Esta construcción, con más de un siglo de vida y realizada gracias a la aportación económica del adinerado terrateniente Antonio Yánez, salvaba un desnivel de unos 160 metros en tan sólo medio kilómetro de recorrido, lo que supuso en su momento un gran cambio en las comunicaciones entre el norte y el sur de la Isla, a través de la cumbre de la isla.

Ventana del Nublo

Ventana del Nublo

Este tipo de puentes de piedra se repiten en la geografía insular como consecuencia del efecto de la erosión diferencial y se les conoce con el nombre de agujeros o agujereadas. A este se le conoce como Agujereada de la Fuentecilla, aunque su enmarcado del Roque Nublo le ha convertido en “la ventana del Nublo”.

Llanos de la Pez

Llanos de la Pez

Estos llanos estaban completamente pelados a mediados del siglo XX; sus pinares fueron talados para producir pez. Da ahí el nombre, las políticas de reforestación del Cabildo de Gran Canaria devolvieron el pinar a este llano, como comprobamos con los mojones que marcan la propiedad pública y que datan de la época a la vera del sendero. Mezclados con el pinar pasaremos por parcelas de manzanos plantados de modo experimental. Aquí se encuentra el campamento de El Garañón, un lugar idóneo para la práctica de aquellos deportes que requieren un contacto íntimo con la naturaleza, además de estar situado en un marco natural de una gran belleza y único por su integración en el entorno. El campamento de El Garañón cuenta con 23 cabañas de madera con literas y tres habitaciones para responsables de grupo con capacidad para 150.

Degollada Becerra

Degollada Becerra

Este mirador nos permite una espléndida vista de la cabecera del Barranco de Tejeda con el Roque Bentayga como hito paisajístico central, uno de los principales enclaves de los antiguos canarios en esta cuenca con importantes vestigios arqueológicos. La vista nos ofrece una perspectiva del Roque Nublo, además de las poblaciones de esta cuenca, la principal Tejeda, pero también otras como Cuevas Caídas o La Culata bajo el mirador.

Cruz de Tejeda

Cruz de Tejeda

La Cruz de Tejeda tenía como finalidad orientar a los caminantes de la cumbre grancanaria desde el siglo XVII, ya que en este punto convergen gran número de rutas y de hecho antiguamente se la conocía como Degollada de la Cruz. Además está situado prácticamente en el centro geográfico de la isla; la actual cruz de piedra verde data de los años 70 del pasado siglo, tras sustituir a una anterior de los años 60 que arruinó un temporal. Se encuentra a 1.500 metros de altitud y es el final de la segunda etapa del camino.

ALOJAMIENTO

Hotel Rural El Refugio

Hotel Rural El Refugio

A 1500 m de altitud, en la Cruz de Tejeda, epicentro de la isla de Gran Canaria, y coronando la caldera volcánica de Tejeda se encuentra el Hotel El Refugio, un modelo de casona típica canaria del siglo XIX. Desde esta ubicación única (reserva natural que cuenta con impresionantes paisajes labrados entre lavas volcánicas y vegetación exuberante), destacan el Roque del Fraile, el Bentayga y el majestuoso Roque Nublo (1.803 m), declarado monumento natural y símbolo de Gran Canaria.

Parador Nacional Cruz de Tejeda

Parador Nacional Cruz de Tejeda

¿Te imaginas en un paraíso natural en el centro de la isla de Gran Canaria, con un spa interior y exterior desde el que se puede disfrutar de la mejor vista panorámica de la isla? Ese lugar existe y se llama Parador de Cruz de Tejeda. Se encuentra en un bello paraje con vistas a increíbles barrancos, rodeado de naturaleza a más de 1.500 metros de altitud y a tan sólo 35 kilómetros de Las Palmas de Gran Canaria. Es el lugar ideal para los aficionados al senderismo. Nuestras habitaciones cuentan con espectaculares vistas a la Caldera de Tirajana y a inmensos bosques de pino canario.

Finca Nido de Águilas

Finca Nido de Águilas

Contemple desde lo más alto las espectaculares vistas de la cumbre Gran Canaria, desde el Pico de Las Nieves hasta el Bentayga pasando por el monumento natural Roque Nublo. Disfrute de un lugar privilegiado donde descansan las águilas, en Cruz de tejeda, un lugar emblemático rodeado de bosques de pino canario. Déjese mimar por los aires de la montaña isleña.

Zona de acampada Llanos de la Pez

Zona de acampada Llanos de la Pez

Esta zona de acampada se localiza en la Cumbre Central, inmersa en un pinar completamente repoblado por el Cabildo de Gran Canaria en la década de los años 50 del siglo XX. Es un área de acampada de gran extensión, dotada de todos los servicios básicos necesarios, apreciada por los isleños. En esta instalación destacamos que solo se puede acampar en caseta, encontrándose el aparcamiento de vehículos en el exterior de la zona.

TRANSPORTE PÚBLICO

Gáldar-Las Palmas de Gran Canaria-Cruz de Tejeda:

Gáldar ➡️ Las Palmas de Gran Canaria (Estación de San Telmo): Líneas 103 o 105

Las Palmas de Gran Canaria (Estación de San Telmo) ➡️ San Mateo: Línea 303 (transbordo) Línea 305 San Mateo ➡️ Tejeda

Las Palmas de Gran Canaria-Faro de Maspalomas-Cruz de Tejeda

Las Palmas de Gran Canaria (Estación de San Telmo) ➡️ Faro de Maspalomas: Línea 30

Faro de Maspalomas ➡️ San Bartolomé de Tirajana ➡️ Tejeda: Línea 18