De las tres etapas de ruta jacobea insular, esta es la más dura sin lugar a dudas tanto por la distancia recorrida como por el ascenso desde el nivel del mar hasta los cerca de 1000 metros de altura, además de la dificultad de avituallamiento durante el camino, pero la belleza del recorrido bien vale el esfuerzo. Debido a las altas temperaturas que alcanza la zona en verano es recomendable ir bien provistos de agua, ya que en el camino es difícil encontrar y es aconsejable hacer el recorrido acompañado. En invierno, si bien las lluvias no son muy frecuentes, la cantidad de agua que descargan cuando se producen dota de cierta peligrosidad ciertos tramos del camino.

Nuestro recorrido se inicia junto al Faro de Maspalomas y nos conduce hasta la cumbre, en el centro de la Isla, desde donde nos dirigiremos al Norte. Abandonamos la playa, las dunas y las palmeras de Maspalomas, presididas por el Faro, construido a fines del siglo XIX por Juan León y Castillo, para adentrarnos en el parque natural de Pilancones. Allí, el símbolo vegetal de la Isla, el cardón, especie endémica y símbolo natural de la isla (Euphorbia canariensis), vigila nuestros pasos. El barranco destaca por la altura de sus paredes y las formas que adopta la piedra, moldeada por la acción continua de los elementos durante siglos.

El camino se dirige a la cumbre de la Isla sobre la vertiente meridional. Atrás, en la desembocadura, se abandonan las Dunas de Maspalomas para caminar, en la cuenca de Fataga, sobre rocas fonolitas y traquitas ignimbritas. La humedad disminuye a medida que se va dejando la costa. Los arbustos de la zona, verodes, tederas y tabaibas, dan testimonio de ello.

Desde las dunas y el mar se llega a la Caldera de Tirajana. Se trata de una enorme caldera tallada por la erosión durante millones de años y abierto hacia el Sureste por el barranco del mismo nombre. La Caldera de Tirajana, por su monumentalidad y por su importancia arqueológica, es uno de los santuarios de la naturaleza y de la historia de Gran Canaria. San Bartolomé de Tirajana es el final de la primera etapa. En Tunte, nombre prehispánico con el cual es conocida la población que es el centro del municipio, la iglesia de San Bartolomé Apóstol, donde se encuentra la imagen de Santiago Apóstol, y el cementerio neogótico son edificios que se suman a otros lugares de obligada visita: la necrópolis de Arteara o el conjunto de casas típicas de Fataga.

VALORES DE LA PRIMERA ETAPA

Faro de Maspalomas

Faro de Maspalomas

El inicio. La decisión de levantarlo se tomó en el lejano 1861. Las obras se prolongaron 28 largos años. Por aquel entonces el lugar era un paraje deshabitado, incomunicado del resto de la isla. Para la construcción del faro, de 55 metros de altura, se dispuso un muelle para descargar los materiales, que sólo podían llegar por mar. La luz del faro se encendía en 1890. Servía de guía a los barcos que cubrían las rutas entre Europa y América. Era la única construcción al final de una larga línea de arena que comenzaba en lo que ahora es Playa del Inglés y se cerraba en las cercanías del Oasis de Maspalomas.

Oasis de Maspalomas

Oasis de Maspalomas

El 24 de mayo de 1502, en su cuarto viaje América, el descubridor Cristóbal Colón hizo una escala en Maspalomas para recoger agua salobre y leña de tarajal, perfecta para hacer fuego. Colón llegó al mando de cuatro embarcaciones –la carabela Santa María y las naos Gallega, Santiago y La Vizcaína- y se encontró con la imagen paradisíaca de las Dunas, la Charca y el Palmeral. La Charca de Maspalomas es un espacio natural protegido que, junto a las Dunas de Maspalomas, forma un lugar de gran interés científico. Es el humedal más importante desde el punto de vista medioambiental de la isla de Gran Canaria.

Los Muchos Puentes

Los Muchos Puentes

Muchos son los puentes que dan forma a este magnífico acueducto adosado al escarpe rocoso del margen izquierdo del Barranco de Fataga, frente a la Cantera del Lomo de la Cogolla y muy cerca de la confluencia con el Barranco de los Vicentes. Se trata de una de las obras hidráulicas más extraordinarias de Canarias, tanto por su arriesgado trazado sobre el risco como por su efecto plástico en el entorno. Con una antigüedad aproximada de 150 años, soportó el trasvase de agua a Maspalomas. Sin su existencia no se explica la fertilidad que, desde muy antiguo, era objeto la zona de regadío de la gran hacienda de San Fernando de Maspalomas, propiedad del Condado (1.443 hectáreas).

Barranco de Fataga: El Valle de las Mil Palmeras

Barranco de Fataga: El Valle de las Mil Palmeras

El azul del mar se va perdiendo a la vista mientras surgen colores en verde oscuro, basalto y naranja. Son las tonalidades de la vegetación, las palmeras y los riscos que salen a nuestro paso en el barranco de la Fataga, bien de interés cultural y uno de los rincones más bellos del paisaje interior de San Bartolomé de Tirajana. El barranco toma forma de un inmenso cañón que discurre a través de 16 kilómetros desde la cuenca de Tirajana hasta el delta de Maspalomas, ofreciendo en su discurrir uno de los paisajes más sobrecogedores de la isla. Si miramos al fondo del barranco descubriremos un hermoso palmeral que nos guía hasta la necrópolis de Arteara; y si nos dirigimos a su cabecera nos sorprenderá el enorme cráter que forma la Caldera de Tirajana. Sin lugar a dudas, un lugar por descubrir.

Necrópolis de Arteara

Necrópolis de Arteara

La Necrópolis de Arteara es el cementerio aborigen de mayor entidad de la isla, tanto en extensión como en número de inhumaciones, ocupa un espacio de 137.570 m2 y alberga 809 estructuras tumulares, con enterramientos individuales y colectivos. Se localiza sobre un malpaís que obedece a un apilamiento de fonolita procedente de un gran desprendimiento. Arteara ha sido también centro de estudios astronómicos, descubriéndose el extenso conocimiento que de los astros debían tener los antiguos canarios, hasta el punto de levantar el "Túmulo del Rey" en un lugar estratégico para que el sol lo ilumine justo en el día del solsticio de diciembre.

Mirador astronómico Degollada de las Yeguas

Mirador astronómico Degollada de las Yeguas

Algunos le llaman a esta zona el 'Gran Cañón de Gran Canaria'. Desde el mirador de las Yeguas verá, por un lado, la costa de Maspalomas, con el primer plano de la carretera que te sube desde la misma. Y por el otro lado, el conocido como Barranco de Fataga, donde puede ver los oasis de palmeras desde la distancia, por lo que también se le conoce como el Valle de las mil palmeras.

Pueblo de Fataga

Pueblo de Fataga

Fataga es un caserío de paredes luminosas y tejados acogedores, de estrechas calles empedradas. De pequeños huertos familiares, y flores en las ventanas, en las aceras y en los pequeños muros. Un rincón grato para pasear con una acequia a tus pies, perdiendo el tiempo cerca de los canalillos donde discurre el agua, mientras se escucha el sonido de las campanas.

Tunte (Villa de San Bartolomé de Tirajana)

Tunte (Villa de San Bartolomé de Tirajana)

Tunte era el nombre de la aldea prehispánica a la que llegaron los nuevos pobladores cristianos después de la conquista de Gran Canaria, a finales del siglo XV. Se trata de una villa de calles empinadas y veredas angostas, de plazas recoletas y de rincones estupendos como la fachada del cementerio monumento histórico artístico o la iglesia de San Bartolomé, objetivo de esta primera etapa del Camino de Santiago de Gran Canaria.

ALOJAMIENTO

Finca Tomás y Puri (Fataga)

Finca Tomás y Puri (Fataga)

Los apartamentos presentan una decoración rústica y cuentan con aire acondicionado, calefacción y zona de estar con sofá y TV de pantalla plana. La cocina está equipada con vitrocerámica, microondas y lavadora. El baño es privado e incluye ducha. Además, se proporcionan toallas y ropa de cama de forma gratuita.

Rural Suite Santiago de Tunte

Rural Suite Santiago de Tunte

El apartamento dispone de patio, vistas a la montaña, zona de estar, TV de pantalla plana vía satélite, cocina totalmente equipada con microondas y nevera y baño privado con ducha y artículos de aseo gratuitos. El establecimiento es un complejo con 3 alojamientos, uno para 8-9 plazas con supletorias, otro para 5-6 plazas y otro para 3 plazas.

TRANSPORTE PÚBLICO

Gáldar ➡️ Las Palmas de Gran Canaria (Estación de San Telmo): Líneas 103 o 105

Las Palmas de Gran Canaria (Estación de San Telmo) ➡️ Faro de Maspalomas: Línea 30